Reto: Diseñar una web

Échale un ojo a la web

A medida que avanzas a lo largo de la web se van sucediendo diversas experiencias.

 

La primera de ellas empieza al cargar la web, donde nos topamos con un cielo con nueves en movimiento y con efectos de sonido. La apariencia y velocidad de las nubes oscila en relación a la densidad de las nubes de la rioja, si traen o no precipitaciones y a la velocidad del viento.

Una vez topamos con el suelo, nos encontramos con un paisaje dispuesto en 3 niveles, cada uno de estos con una velocidad distinta, con el fin de crear una sensación de profundidad.

 

A su vez, el efecto de sonido cambia al llegar aquí, al mismo tiempo que el texto surge sobre la imagen.

Siguen cambiando los efectos de sonido y activando nuevas cartelas por encima de la imagen de fondo.

Al llegar aquí, se produce el último cambio de efecto de sonido y automáticamente vemos el cambio oscilante de los grados reales a los que se encuentra el agua en el poso artesiano.

A priori suena fácil, pero y si te dicen que tiene que ser una web tan chula, que aquél que la vea, esté dispuesto a pagar casi 5 pavos por un agua, que se filtro por tierra, barro y rocas, y que además, proviene de una nube de hace 300 años...

Bajo el mismo concepto de la marca, decidimos crear  como elemento de marketing directo, una fragancia que recogiera el auténtico aroma de tierra recién mojada de La Rioja.

DISEÑO